domingo, 16 de noviembre de 2008

Proyeccion pública, fascismo y demás paparruchas

¿No les gusta la palabra "paparruchas"? Es genial -como el cereal- Se la robé a Rius; específicamente de La trukulenta historia del Kapitalismo. Pero me imagino que no les interesa saber de donde saco mis palabras domingueras. De hecho, pensaba hablar de algunas cosillas que han sucedido por estos lares (osea, mi cabeza, mi mundo y la parte de la ciudad que más frecuento). Eso que nuestro anónimo favorito reclamó alguna vez acerca de que yo trabajo para el Distrito Federal, resulta bastante cómico ahora que me doy cuenta de que andar en el Centro Histérico de esta ciudad te hace blanco de entrevistas y fotos de publicaciones oficiales o independientes, la grado de que mi imagen (una que igual se va a perder en los archivos de la memoria de esta urbe tercermundista maquillada) ya es parte de un discursillo medio oficial. Entré, después de varios años de evitarlo, en las estadísticas de opinión de los norteados ciudadanos tenochcas.

Lo que sucede es que, como estoy haciendo investigación en el Archivo Histórico del DF, un día me agarraron ahí los de Km. Cero, el periódico gratuito del Gobierno sobre el Centro Histórico -que por cierto, ese link que puse, no mamen, solo lle
ga al número de septiembre y ya estamos en noviembre- y me hicieron preguntas incómodas sobre lo que hice la noche del 3 de mayo de 2001, mi tipo de sangre, si prefería al Canaca o a Dios Eolo (por cierto, ¿alguien sabe por qué carajos le dicen "Dios Eolo" a esta muestra viviente de folklore etílico?) y sobre lo que hacía en esos momentos, es decir, la investigación que hago para la Doc Anne Staples sobre la educación en la ciudad en el siglo XIX... y claro, mis impresiones sobre la importancia de los archivos, bla bla bla. De todo lo que dije, que les juro me esforcé por dar comentarios sensatos, le cortaron no sé cuánto y al final quedó esto:
Eh... creo que no se ve bien, pero los muy cínicos me contaron 24 años, cuando es del conocimiento público y privado que tengo 21 (con tres años más, nomás imagínense dónde estaría); aunque debo ser honesto diciendo que me sorprende que no se hayan equivocando poniendo mi apellido, ya que toda mi vida ha sido de que me llamen García, Arciniega, Areiga, Arcilla (!!). Como no se ve el texto, lo transcribo:

Hector Arciga, 24 años [21!!! grrr] (Archivo Histórico de la
Ciudad de México [del DF!!!])
Es muy importante poder tener acceso a estos docum
entos, son fuentes primarias que permiten saber exactamente qué es lo que estaba pasando [¡¡¡NOOO!!! ¡¡Por las barbas de Bakunin!!¡Yo dije algo muy distinto a eso!! ¡Pónganse buzos!] Es muy emocionante, aunque es pesado [ehhh... pues sí dije eso y de hecho lo creo, pero lo maticé más veces de lo que lo hacía Bob Ross con los árboles y nubes que no eran felices =recuerden que los que sí eran felices nomás ameritaban una pincelada=] Yo no tengo formación en paleografía (disciplina que estudia la escritura de los libros y documentos antiguos) [colegas: conste que eso que está entre paréntesis lo pusieron ellos. Y es cierto, mis únicos conocimientos de paleografía los forjé en estos últimos meses por necesidad en el archivo y en una clase de primer semestre donde lo único que aprendí fue a sacar significados ocultos más allá de lo evidente ="mi ebrio primo el Capillas", jeje, perdón: chiste local=] y a veces se me dificulta la lectura porque, como ahora, hay unos con mejor letra que otros.[Eso lo dije y lo sostengo. Además es innegable. Si no me creen, nomás un día aviéntense a leer los oficios de un miembro del Ayuntamiento de 1850 y compárenlos con los de un maestro del mismo año; el segundo es mil veces más legible. Caray, hasta los niñoss escribían mejor que la gente de gobierno]

Si no me han acabado de creer, chéquense la foto:
Quien haya adquirido el periódico ni idea ha de tener que Hector Arciga es este que sale en primer plano, porque el pie de imagen dice "Sala de Consulta del AHDF". Varios me han preguntado sobre los guantes y cubrebocas (¿por qué los traes?) y siempre les contesto con una anécdota: una tipa que llegó un día a pedir información sobre el Archivo le comentó a la doña que nos recibe las cosas que no podemos introducir a la sala de consulta que ella suponía que las protecciones eran para evitar que lo viejo de los documentos, o los hongos nos hiciera daño. Tranauilamente, la doña le contestó: "No! Es para que usted no los contamine!" Ciertamente hay momentos en que uno llega a pensar que la gente parece menos digna de protección que un papel antiguo y más como un indeseable intruso.

Salimos mis brillantes opiniones cercenadas, mi bello medio perfil y yo en el número 4 de Km. Cero, que es el de Octubre. Una de las chavas que trabajan ahí me avisó oportunamente de que salí en el periódico y claro, yo ese mismo día me decidí a verme inmortalizado en el papel de un órgano de gobierno. Nunca imaginé que vertería más opiniones que se podrían hacer públicas poco después, pero esta vez a un espacio "alternativo". Dos semanas después me vi con una amiga para comer ahí cercas del Archivo; ya cuando íbamos dirección a abordar el gusano naranja en Bellas Artes, vimos a lo lejos a una chica que estaba como que posando para fotos o la estaban filmando un par de tipos ahí donde comienza la Alameda. Una siniestra idea me cruzó por la mente y le dije a mi amiga que fuéramos a arruinar la toma atravesándonos y haciendo caras detrás de la chava (aunque al final igual no me iba a salir lo ojete tan naturalmente como a otros y hubiéramos acabado nomás yendo a curiosear), pero cuando nos acercamos vimos que era efectivamente una entrevista y lo que es más, uno de los tipos me dijo que venían del Circo Volador, que les habían encargado un trabajito sobre el Vicentenario, y que yo era perfecto para decir algunas palabras al respecto. Poco después, mi amiga me hizo notar que al parecer me eligieron por mi aspecto y que ella se sintió discriminada al no haber sido considerada por no parecer tan hippiosa o chaira como yo (lo cual me ha puesto a reflexionar sobre mi apariencia: como que les parecí una persona que tenía algo interesante que decir, sin haberme oído hablar siquiera). Me dijeron que me harían solamente unas preguntas y yo, generoso que soy son mi público, accedí.
¡Gracias por la foto, Nahye! Debo decir que acepté, como dice el letrero que se alcanza a ver, "bajo mi propio riesgo" ¿Se nota el letrerito de 1810 2010, lo único relacionado con el vicentenario en esa entrevista?

La entrevista giró sobre unas preguntas bizarrísimas acerca de si la ciudad fuera una obra de teatro, en qué llamada estaríamos, que si fuera Blancanieves y los 7 enanos, quienes serían los enanos, y me pidieron una sugerencia para ser feliz en esta ciudad. Contesté puras ideas que llegaban a mi mente de manera tan improvisada que acabé pidiendo la legalización del LSD gritándolo. Eso sí, me encantó lo que dije cuando me preguntaron dónde comenzaba mi ciudad y dónde terminaba: "Comienza en un microbús y termina en el cielo". Caray, quisiera ver el programa (de canal 22 según me dijeron estos tipos, pero no me dijeron cuando; ya investigué por otro lado y no pude averiguar más) para ver cómo suena en televisión. Me comentaron que les gustaron mucho mis respuestas.

Es algo muy curioso, porque todo lo que dije sonó tan distinto
de lo que declaré a Km. Cero. No soy precisamente un ejemplo de coherencia ideológica, lo cual llegué a notar de nuevo cuando discutíamos en mi clase de Revoluciones del Siglo XX, con Iván Valdez Bubnov, una de las mejores clases que he tomado en toda la carrera. Es increíble: el título de esta clase, según nos aclaró el buen Bubnov el primer día, estaba puesto a propósito para engañar a los latinoamericanistas, ya que la materia la compartimos los de Historia con los de Estudios Latinoamericanos, ya que el tema central es la Revolución Turca. Pero él es especialista en historia de España siglos XVI y XVIII. Pero es tan chingón que se aventó un curso que llenó muchas de mis lagunas de conocimiento de historia universal básica con una destreza que no había visto en otro catedrático de los que me han dado clase. El caso es que tocamos el tema del fascismo en una de las clases recientes y él comentaba sobre las formas actuales que pudo haber originado un discurso tan disperso y extremista como el que se manjeaba entre nazis y fascios. Llegó a mencionar que incluso los neoaztlanistas, bueno... sinarquistas (merde, debo informarme más) y yo hice hincapié en que el reciente festival de Día de Muertos en el Zocalo llegó a mostrar cierta apertura a estas formas de pensamiento. Recuerdo perfectamente que el permonce musicalizado por Jorge Reyes (ex integrante de Chac Mool), hubo gritos de vivas a la Mexicanidad. Los reunidos ahí, como yo, no nos pudimos sustraer a responder el viva. Bueno, yo nomás grité AHHH. Pero me sorprendió que con qué facilidad nos vimos empujados a sentir entusiasmo por la Mexicanidad. Y yo lo critiqué en mi clase con Bubnov. Un compañero expresó que sí estaba para pensarse en lo que yo había dicho; de como era posible que un discurso (el de la mexicanidad) tan cercano en ciertos aspectos al fascismo, podía arrastrarnos a un momento de comunión colectiva.

Jorge Reyes en el perfomonce que musicalizó ese 1ro de Noviembre en el Zócalo. Debo admitir que, estéticamente, me gustó bastante. Y aunque el grito de ¡Viva la mexicanidad! (que no lo dio él) me hiciera al menos soltar un berrido, en general, estuvo muy bien montado.

El gobierno de la ciudad se apoya en eso de la recuperación de las raíces, el acercamiento a la cultura (ejemplo de lo primero, el festival de muertos; ejemplo de lo segundo, el reportaje de la bibliotecas y archivos de Km Cero en el que salí) y una que otra cosilla para obtener cierta legitimidad. Es como una especie de populismo cultural. No sé si esto sea una idea de Marcelo, pero si se rodea de la gente que sí las tiene, ya hay chance para que se vayan colando en los espacios del gobierno algunos discursos mas o menos independientes. Es posible, como muchos lo han dicho, que Peña Nieto ahora tenga un camino más o menos despejado para llegar directito a la Presidencia, pero si Marcelo se postulara, tuviera la posibilidad y ganara (aclaro, pura H I P Ò T E S I S), podría ser que esta manera de hacer politiquería cultural continuara y se esté abriendo la puerta a la crítica desde el "arte" sin que los hombres en el poder se dieran cuenta. Claro que podría peco de ingenuo, pero es una posibilidad.


Yo, por lo pronto, ya puse mi granito de arena, y de hecho lo hago cada que escribo aquí. Y así, entre fascismos trasnochados, periódicos que me aumentan la edad y entrevistas dadas al Circo Volador, cada vez me doy cuenta de que tan cierto es que mi ciudad termina en el cielo.


Se oye mamón, pero ando contemplativo, ¿qué van a hacer la respecto?


SALUDOS DESDE EL LIMBO

H.


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Estas bien pendejo.

Atte: Hector Arciniega.

Anónimo dijo...

Por lo visto estas de la verga:

"El gobierno de la ciudad se apoya en eso de la recuperación de las raíces, el acercamiento a la cultura (ejemplo de lo primero, el festival de muertos; ejemplo de lo segundo, el reportaje de la bibliotecas y archivos de Km Cero en el que salí) y una que otra cosilla para obtener cierta legitimidad. Es como una especie de populismo cultural."

JAJAJAJJAJ. Recuperar raíces???Y todos los edificios históricos que tiraron a lo puro pendejo??? Por lo visto no conoces mucho por donde dices trabajar.

Anónimo dijo...

Pinche perredista de mierda.

Seguramente el Marcelo ya te dio tu despensa cada mes. Y no creo que hayan cambiado tus respuestas, estoy seguro que tu contestaste todas esas idioteces, mejor aceptalo, no sea maricon.

H-Ek'tor dijo...

Uy, un tocayo insultándome. ¿Sabes? Hace ya mucho tiempo que la palabra "pendejo" no significa nada para mí.

Debemos estar hablando de "raíces" distintas. Yo hablo específicamente de las evocaciones a las formas "prehispánicas", ese intento de "recuperar" cierta esencia náhuatl. En este punto, cabe decir que yo no creo en las esencias humanas, por eso me resulta curioso. Piénsalo así: si llevamos este discurso prehispanista al extremo "tirar edificios históricos a lo pendejo" tiene una lógica perfecta. Puedo sumarme a tu indignación con tranquilidad, no se me hace justo, pero ya está hecho. Ahora hay que evaluarlo; tú ya lo hiciste de manera muy visceral y no le veo sentido, pero cada quien...

Ahí sí, no conozco mucho donde digo que trabajo (y no solo lo digo, lo hago). Aunque trabajar en algún lado no me impone la obligación de conocerlo tan bien como tu criterio exige. Además, no necesito conocer "mucho". Digamos que conozco lo suficiente y estoy conforme con eso, a reserva de que se me ocurra explorar más. Ese acto del gobierno de la ciudad que mencionas se me hace tema interesante para explorar.

Ahora resulta que te parezco perredista. Y además estás seguro de cosas que ni te constan. Admiraría esa seguridad, de no ser porque nada de lo que dices es cierto. A eso le llamo fe ciega. Aguas, algún día esa actitud puede causarte problemas.

No inventes, piensas demasiado en el excremento. En serio, hay mejores cosas en qué pensar, te lo juro.

Anónimo dijo...

AJAJAJAJJA, Lo más chistoso es el ver como te enojas, hasta pareces que estas amargado. Ya sal de viaje, dile a tus amigas que te defiendan o come caca. Que la verdad la ultima opción es la mejor para ti, pues se nota que te gusta mucho.

"Podrias hacer la historia futura de la caca". Ya que te gustan tanto, no?

H-Ek'tor dijo...

????????

¿Enojado? ¿Crees que me enojo con esto?

Y dale con lo mismo. Ya te recomendé que dejes en paz el mismo insulto que he visto que escribes siempre y no pareces tener mejores argumentos.

Si te gusta demostrar cuantos adjetivos eres capaz de encontrar para la palabra "mierda", no parece un gran logro. Y si vas a seguir con lo mismo, terminarás gastando el insulto, lo cual me parece patético. Y conste que yo evito con mucha frecuencia usar el adjetivo "patético".

No tengo dinero para salir de viaje, pero no creo que hiciera ninguna diferencia si lo hubiera.

¿Hasta donde vas a llegar para pretender lograr hacer alguno de tus comentarios algo con mayor sentido? Sería interesante verlo. Los lectores y yo permaneceremos a la expectativa.

Anónimo dijo...

Lectores????? Eso ni tú te la crees. Pero bueno dejemos que tengas iluciones.

Anónimo dijo...

Nariz de bola ya deja de jalartela...

H-Ek'tor dijo...

Yo tengo ilusiones y no "iluciones"

¿Quién eres tú para venir a ordenarme que deje de jarlármela? (sobra decir que ni caso te voy a hacer) Además, jarlarme ¿qué? Siendo claro se entiende la gente.

Sí, claro que hay lectores. Ahora me vas a salir con que sientes que eres el único. ¡Por favor!

YoLaNdA dijo...

Hola, me gustaría que me contaras más acerca de la clase de Iván ya que pienso inscribir con él este semestre la materia de revoluciones, aunque tengo entendido que con él no se abarca América Latina y yo soy de Estudios Latinoamericanos, pero he escuchado buenos comentarios sobre él. ¿¿¿O a caso discrimina a los latinoamericanistas??? lo digo por ese comentario de tu blog: "El título de esta clase, según nos aclaró el buen Bubnov el primer día, estaba puesto a propósito para engañar a los latinoamericanistas, ya que la materia la compartimos los de Historia con los de Estudios Latinoamericanos" jajaja bueno, espero que no porque en verdad me interesa la materia.