domingo, 29 de noviembre de 2009

Éter Verde se ocupa de su público

Estoy en un extraño estado de valemadrismo campechano, contemplativo y levemente autocomplaciente. Nada que ver con el tipo de valemadrismo que se promociona todo tiempo y tiene una actitud quesque "desafiante". No. El mío es acá alivianado y buenaonda. Y como me encuentro en este peculiar estado de ánimo, les invito a jugar este bonito juego para toda la familia.

Encuentren las diferencias.


A propósito, ¿YA VOTARON EN LA ENCUESTA?

No se desmayen atrás, graciasss.


H.

1 comentario:

Anaïs Moreno dijo...

jajaja...

la diferencia es que en el primero Jebús llegó a regalar pan y muuucho vino, tanto que atrajo a una gran muchedumbre alcoholica de fans del death metal...

Así que llegaron los Cannibal Corpse baby! jajaja...

y bueno, el resto ya te imaginarás... se desató una orgía de aquellas que no encontraron satisfacción hasta destrozarse...

todo por Jebús :)

es una hipótesis razonable nO?

gané yo? qué gané?

dame mi premio!!!!!!!!!!!