lunes, 15 de junio de 2009

Simplezas

Tú, que me regalaste tu tiempo, pero al final no quisiste que me lo quedara: a tí te gusta mi sonrisa

Y tú, que pretendes y dejas de pretender que me conoces y no te acuerdas de mí: a tí te gusta mi nariz

Y encima tú, que quisiste desearme y sólo pudiste recurrir a la huída: a tí te gustan mis manos.

Pero tú, en quien gasté un verbo peligroso, a quien le puedo dedicar una o dos lágrimas: tú le temías a mi mirada.

Soy como el elefante tocado por los ciegos... el detalle simpático es que frente al espejo hasta parece que me reconforta

Por cierto, ¿alguien tiene el libro Nosotros, de Zamiatin? ¿Me lo prestan?

H.

1 comentario:

Mei from the moon dijo...

Huh! interesante...sabe le iba a poner un super comentario..pero culpe a mi cabeza, que amenaza con explotar en los próximos cinco segundos..así que sólo diré...ME AGRADÓ...cualquier parecido con la realidad, es pura, pero purita coincidencia????

su adorable tía con dolor de cabeza y ojos de drograticta..May